Sobrevivir a la autopista alemana: diez consejos

En este artículo os voy a contar todo lo que necesitáis y debéis saber sobre la velocidad máxima y los límites de velocidad, las leyes de autopistas, los peligros y la señal de salida.

En todo el mundo, la palabra “Autobahn” se encuentra entre las palabras más reconocidas del idioma alemán. Ante su mención, los extranjeros de todos los rincones del mundo se vuelven soñadores con visiones de limusinas de lujo volando a lo largo de impecables carreteras de varios carriles rodeadas de altas cimas de montañas y densos bosques de pinos. Y eso no es todo, dicen: Autobahn es sinónimo de «¡sin límite de velocidad!»

Pero estos sueños pueden convertirse en pesadillas una vez que los visitantes desprevenidos se enfrentan a la “Madre de todas las carreteras” sin estar preparados.

Antes de que se den cuenta, los neófitos se encontrarán atrapados entre enormes camiones de carga y un remolque holandés de movimiento lento o detenidos por la policía acosados por querer ser aspirantes a pilotos de carreras que reclaman el carril izquierdo como su derecho de nacimiento.

Para evitar despertares tan bruscos, algunos conductores experimentados de Young Germany han preparado algunas pautas internas para los recién llegados a la Autobahn. Después de todo, es un sistema increíblemente bien cuidado de autopistas sin peaje y, en total, 12.500 kilómetros de gran diversión, si tienes en cuenta estas reglas.

1. Conoce el límite, incluso en una autopista alemana

Odiamos romper la dura y fría verdad, pero contrariamente a la creencia popular, realmente existen, lo creas o no, límites de velocidad en la Autobahn.

Aunque muchos lugares permiten a los conductores elegir la velocidad a la que se sientan cómodos, muchos tramos de asfalto pueden requerir que reduzcas la velocidad.

Las obras y los cruces de autopistas son ejemplos clásicos de zonas de velocidad reducida. Y la mayoría de ellos están llenos de policías de tránsito que reparten multas sin vacilar, incluso a turistas irritados que insisten en que «¡No hay límites de velocidad en la Autobahn y todo el mundo lo sabe!».

Conocer el límite también implica una evaluación realista de tus propias habilidades de conducción. El hecho de que tu coche de alquiler tenga suficiente potencia para alcanzar los 300 km / h no significa que puedas controlar este tipo de velocidad.

2. Supervivencia del más apto

Esta es la regla más importante para conducir en Autobahn: el carril izquierdo es para conducir rápido. Extremadamente rápido.

La mayoría de los recién llegados se sorprenden por los innumerables coches de lujo y descapotables deportivos muy rápidos que recorren el carril izquierdo a velocidades de alrededor de 240 km / h, generalmente mientras intimidan a los que se mueven lentos para que se aparten del camino con bocinazos indignados e incesantes luces delanteras.

Estas personas hacen el viaje de dos horas desde Frankfurt a Colonia en 50 minutos. Pero a menos que este sea también tu propio estilo de conducción, mantén breves las visitas al carril izquierdo y mantente lo más a la derecha que puedas si tienes la intención de tomártelo con calma. ¡Es un mundo de perros que se comen a otros perros!

3. ¿La ciudad más grande de Alemania?

Al principio te quedarás perplejos ante la presencia aparentemente universal de esa misteriosa ciudad “AUSFAHRT”, a la que apuntan estas flechas azules que están por todas partes.

Sin embargo, lo frustrante es que no importa cuánto tiempo conduzcas, ¡parece que nunca llegas allí! Y es que «Ausfahrt» es la palabra alemana para salida, por eso.

4. Páramo culinario

Si quieres disfrutar de una buena comida en la Autobahn, ¡trae la tuya! A menos que te apetezca quedarte atrapado con sándwiches empapados de gasolineras y cualquier salchicha misteriosa chamuscada que quede en la parrilla ese día, comprar comida antes de tu viaje siempre es una buena idea.

La comida en las paradas de descanso de Autobahn es notoriamente cara, aunque la calidad ha mejorado en los últimos años.

5. Mantén su distancia

Acercarte al coche delante de ti para hacer que acelerara se considera de muy mal gusto. Y muy peligroso.

La ley de tráfico alemana castiga este tipo de acoso con una multa de hasta 400 € y retirando la licencia de conducir. Las autoridades sugieren una distancia de seguridad entre los coches, que se puede calcular fácilmente dividiendo la velocidad a la que vas por dos y dejando esa cantidad en metros entre ti y el coche que va delante.

Comparte el artículo para que llegue a más gente :)